¿Es lo mismo llevar a cabo el aislamiento térmico de una vivienda que el de un local comercial de Valencia? Por supuesto que no. Bien es cierto que ambas tareas buscan que tanto los domicilios como los locales de negocios sean lugares más agradables, pero las técnicas no son las mismas, así como tampoco lo son las estancias, ya que los negocios suelen tener espacios más amplios.

Diferencias entre el aislamiento térmico de una vivienda y un local comercial de Valencia

El aislamiento térmico podría definirse como la mejora de los espacios mediante el uso de materiales capaces de aislar térmicamente del exterior. Dichos materiales pueden ser tanto muros como techos, ventanas y puertas. Estas labores en viviendas son las más conocidas porque se efectúan con una mayor frecuencia.

Además, los materiales suelen ser más pequeños dado que las paredes y los techos de los domicilios, si se cuentan por separado según cada estancia (salón, dormitorios, cocina, baños, etc.) son más pequeños que los de los negocios. Lo mismo ocurre con las puertas y ventanas, de ahí que la instalación de estos sistemas de aislamiento sea más sencilla.

Por ello, hay una clara diferencia en cuanto a las dimensiones de los materiales y también en cuanto al lugar donde se encuentren los locales comerciales. Por ejemplo, no será lo mismo efectuar el aislamiento térmico de una vivienda dentro de un edificio que aislar térmicamente un negocio a pie de calle.

Igualmente, dentro de los mismos negocios hay diferencias respecto a los espacios, ya que hay tiendas más grandes y otras más pequeñas. Todo ello debe tenerse en cuenta a la hora de efectuar las labores de aislamiento.

Aislamientos en locales comerciales de Valencia

La importancia de invertir en el aislamiento término de un local de negocios

Los dueños de muchos negocios se preguntan sobre si realmente merece le pena hacer una inversión en este tipo de servicio. Hay que decir que tanto si se tiene una tienda de comestibles como si se tiene una oficina, estas tareas son esenciales para conseguir una buena temperatura en el interior. Además, hay otras ventajas:

  • Mejora de los espacios. La aplicación de las técnicas de aislamiento consigue que los espacios tengan unas mejores condiciones en general. De esta manera, se logra que las estancias sean más duraderas y los clientes las vean más cómodas en relación con la competencia.
  • Comodidad para clientes y empleados. No solo se habla de una comodidad en los meses de verano, sino también en los de invierno, ya que un correcto aislamiento hace que las estancias tengan una adecuada temperatura durante todos los días del año. Así, los clientes sienten un mayor confort mientras están comprando y los empleados pueden trabajar de una manera también más confortable.
  • Beneficios para la salud. Tener un espacio comercial aislado térmicamente brinda bastantes beneficios para la salud puesto que no pasar frío en invierno o calor en verano puede evitar enfermedades tanto en empleados como en los clientes. Los trabajadores podrán trabajar en condiciones adecuadas y los clientes no se quejarán ni del frío ni del calor.
  • Consumo energético. Disponer de unas instalaciones bien acondicionadas de manera térmica implica que el consumo sea mucho menor, lo que trae dos beneficios directos como la reducción de la factura eléctrica y un mejor comportamiento con el medioambiente. Así, los clientes tienen una mejor percepción de la empresa, lo que implica una mejora como tal de la imagen de la compañía.

En resumen, hacer una buena inversión en materiales de aislamiento térmico con celulosa para un local comercial es una de las mejores decisiones que pueden tomarse, ya que no solo mejoran las condiciones del negocio, sino también la predisposición de los empleados y la imagen de los clientes para con la compañía.