Uno de los conceptos fundamentales en los que los arquitectos e ingenieros energéticos más insisten con respecto a una vivienda es el de la estanqueidad. Tal es su relevancia, que ningún propietario de un edificio en Valencia debe caer en el peligro de no comprender exactamente en qué consiste. Por este mismo motivo, a lo largo de este artículo se va a tratar detalladamente cuál es la idea a la que dicho término hace referencia y, sobre todo, cuáles son los efectos que tiene sobre la eficiencia energética y la comodidad para aquellos que habitan en una casa.

¿Qué es la estanqueidad?

No es posible definir el concepto de estanqueidad sin hacer referencia al aire. Y es que se trata de una característica que, precisamente, consiste en la capacidad de una vivienda de mantener dentro de sí misma el aire, sin que exista intercambio del mismo con el exterior. Esto hace posible la creación de un entorno hermético en el que no existen fugas de temperatura.

Al quedar la vivienda completamente aislada, en verano no se ve afectada por el calor, ni en invierno por el frío y, en el caso en el que se ponga la calefacción o el aire acondicionado, se podrá disfrutar de su máximo potencial, dado que no se perderá ni un ápice de sus efectos.

La posibilidad de alcanzar la estanqueidad en un edificio es posible tan solo poniendo especial atención sobre las puertas, las ventanas, los agujeros de los enchufes, la salida de los tubos de ventilación y, en general, cualquier clase de posible fuga o contacto entre el aire del interior de la vivienda y del exterior.

¿Cómo se mide la estanqueidad?

Los arquitectos han desarrollado una magnitud que nos permite medir cuantitativamente la hermeticidad de un edificio. Se trata de las «renovaciones por hora». Los edificios antiguos, en general, cuentan con una tasa de renovación por hora de entre 10 y 12. Lo ideal, sin embargo, es intentar alcanzar cifras inferiores a 1, con tal de poder afirmar que, en efecto, se trata de una vivienda hermética.

Para ello, como venimos diciendo, será preciso dedicar tiempo y esfuerzo a la impermeabilización de la casa en Valencia, así como a su aislamiento térmico.

Estanqueidad Valencia | Provaiser

¿Qué efectos tiene sobre la sostenibilidad energética y el confort?

Más allá de todo lo dicho hasta este punto, cabría preguntarse la razón por la que perseguir la hermeticidad de una vivienda. Pues bien, tales razones giran en torno a, en esencia, dos pilares fundamentales:

  • La sostenibilidad energética: Una vivienda que continuamente está sometida a los cambios de temperatura del exterior es una casa de una sostenibilidad terriblemente baja. La energía que será preciso invertir cada vez que se pretenda elevar o reducir los grados centígrados en comparación con la temperatura exterior será enorme. Si no se da una buena impermeabilización, los efectos del aire acondicionado y de la calefacción se escaparán por los huecos existentes.
  • El confort y la comodidad: Estrechamente ligada al punto anterior, encontramos la idea de la comodidad de los habitantes de la vivienda. Tan solo si se garantiza que van a contar con temperaturas agradables, independientemente de la situación exterior, podrá decirse que se cuenta con una casa confortable.

En conclusión, habiendo quedado clara la relevancia de una característica de la vivienda como es la estanqueidad, no puede dudarse acerca de la conveniencia de invertir tiempo y dinero en alcanzarla. Así, siempre será recomendable contar con una empresa especializada en aislar e impermeabilizar convenientemente el hogar. Esta será la única manera de lograr disfrutar de todos los efectos que la hermeticidad de la vivienda tiene sobre el ahorro energético y la comodidad de toda la familia. En este sentido, consultar a expertos en la materia que puedan ofrecerte respuestas y presupuestos sin compromiso nunca será una equivocación.