La idea de producir lana de roca se originó en Hawái a principios del siglo pasado. En el curso de una erupción volcánica, se forman fibras a partir de la lava. La lana de roca es, por tanto, un producto exclusivamente natural, que une la resistencia de la piedra y las características de aislamiento térmico inherentes a la lana. Además, presenta otras propiedades que la convierten en una magnífica alternativa para aislar viviendas y otro tipo de edificaciones.

6 propiedades del aislamiento con lana de roca

Este material aislante está presente en numerosas construcciones por sus singulares propiedades, que comentamos en los próximos apartados.

1. Seguridad contra incendios

Una de las propiedades más importantes que tiene este material es su capacidad para soportar temperaturas superiores a los 1000 °C. Si se aplica correctamente, sirve como una capa a prueba de fuego, que proporciona minutos que pueden resultar esenciales para salvar vidas humanas en caso de incendio en cualquier vivienda o cualquier otro espacio. Los edificios aislados con este tipo de compuesto están a salvo del fuego, porque este material evita que el fuego se propague. Por todo esto, el aislamiento con lana de roca en edificios de Valencia está considerada como una de las mejores opciones antiincendios.

2. Aislamiento térmico

Tiene un coeficiente de conductividad térmica muy bajo, lo que la convierte en uno de los mejores materiales de aislamiento térmico.

Proporciona protección contra el frío y el calor. Los sistemas de aislamiento basados en este material permiten un ahorro máximo de energía en calefacción y refrigeración y, además, mejoran el microclima y el confort en los edificios.

3. Aislamiento acústico

La energía de las vibraciones acústicas viaja a través de la estructura de esta sustancia y se transforma en calor. Su estructura con fibras entrelazadas elimina y absorbe las vibraciones en el aire. La convierte en uno de los materiales de construcción más fiables para el aislamiento acústico.

Evitar la entrada de ruido en la vivienda permite a las familias olvidarse por completo de los ruidos procedentes de los atascos, las casas de los vecinos o los bares de la zona. De esta forma se favorece el descanso y el confort en casa. Cada vez son más las personas que optan por aislar acústicamente su vivienda con lana de roca, sobre todo en los casos de familias que cuentan con músicos o entusiastas del cine que puedan molestar a los vecinos. El aislamiento acústico con lana de roca es rápido, sencillo y barato, lo que permite realizarlo en prácticamente cualquier estancia de la casa independientemente de su tamaño.

4. Repelencia al agua

Otra de las propiedades del aislamiento con lana de roca es que puede parecer húmeda cuando se expone al agua o la lluvia. El agua permanece en la superficie porque las fibras de este material son repelentes a esta sustancia. La impregnación de las fibras se aplica en toda la estructura del producto y no solo en la superficie. Por esta razón en particular, es posible que el agua no penetre en las capas internas. De esta forma se evita la aparición de humedades en paredes y techos y la degradación de los materiales de la fachada como efecto de la humedad.

Existen otros materiales pensados específicamente para la impermeabilización de superficies, pero la lana de roca es un complemento eficaz que puede evitar más de un problema en caso de avería o rotura de una tubería.

5. Permeabilidad al vapor

Al contrario de lo que comentábamos en el punto previo, la lana de roca es permeable al vapor, lo que hace que el edificio aislado sea muy cómodo para vivir o trabajar, porque la humedad no se retiene dentro. Esto evita, además, que se produzcan manchas o que se propaguen malos olores debidos a la acumulación de humedades y de zonas con moho en paredes, suelos o techos.

Esto es especialmente eficaz en zonas como cocinas o baños, en los que el vapor de agua generado en la ducha o durante la preparación de la comida puede salir al exterior sin ningún problema.

6. Estabilidad dimensional

Sus dimensiones no cambian con el aumento o la disminución de la temperatura. La orientación heterogénea de las fibras le confiere excelentes propiedades mecánicas y estabilidad dimensional permanente. Esto evita la aparición de posibles grietas o roturas en su composición con el paso de los años.

propiedades del aislamiento con lana de roca

Otras propiedades del aislamiento con lana de roca

Los materiales aislantes a base a este tipo de compuesto tienen, también, estas propiedades que mostramos a continuación.

– Producto natural y sostenible. Normalmente contiene hasta un 75 % de reciclado. De hecho, su componente principal son las rocas volcánicas, motivo por el que es un material totalmente ignífugo y resistente a los cambios de temperatura.

– Mayor valor aislante que la fibra de vidrio.

– Rendimiento a largo plazo. No se degrada con el tiempo, por lo que su amortización está más que asegurada.

– Los bloques densos y firmes se ajustan por fricción en su lugar. No es necesario grapado, lo que favorece una instalación sencilla.

La cantidad de posibilidades que ofrece, su versatilidad y su facilidad de utilización hacen de este compuesto un material valioso para la construcción.

En definitiva, optar por la lana de roca para aislar viviendas en Valencia permite incorporar sus propiedades únicas a la hora de edificar. Además de brindar protección contra incendios, ser impermeable y aportar protección acústica, es una alternativa transpirable, lo que evita la proliferación de hongos y bacterias en las secciones interiores donde se instala.