Según un estudio de Eurostat, el 66,5 % de los españoles conviven con vecinos. De forma mayoritaria, lo hacen en pisos o inmuebles integrados en una comunidad. ¿Qué ventajas ofrece la impermeabilización y los aislamientos térmicos en esos edificios de Valencia? En bloques de viviendas su servicio es esencial. Si bien un solo piso adecuadamente aislado contribuye a mejorar la temperatura de las viviendas colindantes, cuantos más residentes aíslen el suyo más se notará el efecto conjunto. En Provaiser nos hemos propuesto explicar técnicamente los principales beneficios de aislar los edificios con vecinos.

El aislamiento térmico en los edificios con vecinos

Los requisitos que obligan a edificar con condiciones adecuadas de eficiencia energética son muy recientes. Gran parte de las viviendas en España, especialmente en la zona de Valencia, carecen de los elementos y los sistemas más elementales de aislamiento, sobre todo frente al frío, el calor o la humedad. Esto provoca grandes problemas de confort y un gasto energético excesivo que, con el paso de los años, llega a provocar todo un problema en los bolsillos de todos los vecinos.

Sin embargo, la buena noticia es que conseguir la mejora para aislar una vivienda se puede lograr mediante un proceso de rehabilitación energética. De hecho, existen ayudas y facilidades para aquellos propietarios que emprenden este tipo de proyectos, aunque no todas las viviendas sean iguales energéticamente. La orientación y tipología, los materiales de construcción y la localización geográfica influyen en el modo que un edificio intercambia temperatura con el entorno y, en consecuencia, a su capacidad para mantener confort y eficiencia energética.

Las grandes ventajas del aislamiento térmico para todos los vecinos

La energía que se pierde no se ve. La mayor parte de las veces no existe consciencia del despilfarro económico que supone vivir en comunidades de vecinos mal aisladas térmicamente. Por ello, mejorar las condiciones de aislamiento no es una inversión, es algo indispensable. Al margen de materiales y técnicas, aislar una o varias viviendas proporciona las siguientes ventajas para la comunidad de vecinos:

  • Reduce pérdidas de calor o frío. Con ello la energía necesaria para calentar o enfriar es menor y el beneficio redunda en un menor consumo de energía. Cuantas más viviendas del inmueble instalen un aislamiento térmico, menor será la pérdida global de energía en el edificio.
  • Ahorro energético = beneficio económico.
  • Mejora el confort. Garantizando una temperatura interior estable de un modo más homogéneo.
  • Favorece la salubridad. Una óptima impermeabilización previene las humedades por condensación, la aparición de moho, microorganismos y humedades.
  • Reducción de ruido. El aislamiento acústico es sinónimo de confort, sobre todo frente al ruido exterior e interior. En un edificio de vecinos es muy probable que escuchemos la televisión del vecino, los gritos durante una discusión e incluso, el sonido de la ducha todas las mañanas. Un aislamiento también ayuda a evitar que los sonidos de nuestros vecinos lleguen a nuestros oídos y que los ruidos que hagamos en casa se escuchen en viviendas ajenas.
  • Aumenta el valor del inmueble. Cuando se mejora la calidad energética se eleva el valor de la vivienda o el negocio. Más aún en un edificio comunitario. Un edificio totalmente aislado puede aumentar considerablemente su valor en el mercado, ya sea de cara a vender o alquilar en el futuro.
  • Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Al minimizar el consumo de energía se contribuye a aportar un comportamiento ambiental mucho más sostenible.

Comunidades de vecinos

Fachadas y cubiertas: beneficios de aislar e impermeabilizar

En nuestro catálogo de trabajo existen diferentes técnicas de aislamientos e impermeabilizaciones para fachadas y cubiertas. Tejados, muros, ventanas o suelos, en todos los casos el objetivo es lograr las mejores condiciones de aislamiento. Se aplican en diferentes partes de la vivienda y su implementación determina sus ventajas. Por ejemplo, la orientación del inmueble hace que la función aislante difiera en la fachada norte y en la sur. Para aislar cubiertas es muy recomendable añadir un proceso impermeabilizante.

En el caso de los tabiques interiores, el proceso técnico de su aislamiento debe llevarse a cabo en los espacios que estén en contacto con zonas comunes —no climatizadas— o con otras viviendas. Los garajes, trasteros o rampas de acceso son también, en cualquier comunidad, zonas habituales para aislar de modo térmico o acústico.

Como conclusión, estas son las principales ventajas que tiene para los edificios con vecinos aislar una o varias viviendas del bloque. En todos los casos, proporcionan múltiples beneficios para los residentes, especialmente en confort y en una notable reducción en la factura energética.