Ahora que llega el invierno y los precios de la electricidad no hacen más que subir, todos queremos ahorrar un poco en la factura de la luz. Si queremos saber cuáles son los sistemas de calefacción más convenientes para nuestro hogar, tenemos que tener en cuenta varias cuestiones. La primera de ella es la relacionada con el precio de la instalación. También hay que considerar el consumo y su mantenimiento y, es que, los costes económicos pueden verse compensados con un consumo eficiente.

Veamos en detalle cuales son las ventajas de cada sistema de calefacción

Sistemas de calefacción más baratos y económicos

La aerotermia y la geotermia son sistemas cuyos precios aumentan considerablemente con respecto a radiadores y suelos radiantes, ya que sus bombas de calor son bastante más caras que las de unas calderas de condensación de gas natural, por ejemplo.

Mientras que una caldera puede costar alrededor de unos 1000 euros, la bomba de calor de una vivienda de unos 100 metros cuadrados puede oscilar sobre los 7000 euros aproximadamente. Además, la geotermia incrementa el coste, ya que hay que realizar perforaciones a la hora de colocar las tuberías captadoras.

En cuanto al sistema de calefacción eléctrico, tiene un coste muy bajo, debido a que solo hay que pagar el precio de los radiadores, que en caso de que sean 6 aparatos, podría rondar los 400 euros. Si queremos suelo radiante hay que sumarle la mano de obra, pero seguiría siendo un sistema bastante económico. Sin embargo, que la instalación de un sistema de calefacción sea más caro o barato no significa que, a largo plazo, vayamos a ahorrar o gastar la misma cantidad de dinero.

Dentro de la amplia gama de sistemas de calefacción para casas de Valencia, existen algunos más eficientes y eficaces que otros. En el próximo punto veremos cuáles son los sistemas más eficientes que podemos instalar en nuestro hogar.

Sistemas de calefacción más eficientes

Si queremos dar con el sistema de calefacción más eficiente, es decir, el que necesita menor desembolso en energía para poder obtener la temperatura ideal que requiera el consumidor, tenemos que tener en cuenta dos cuestiones: el consumo y el precio de la energía.

La calefacción eléctrica necesita de mayor volumen de electricidad para calentar cualquier estancia, a lo que hay que sumarle el precio de la energía, por lo que se convierte en uno de los sistemas menos eficientes, es decir, en un de los más caros a medio y largo plazo. Sin embargo, si tomamos de referencia el gas natural, resulta ser un sistema de calefacción con un consumo menos exigente y un precio rebajado casi a la mitad.

La aerotermia y la geotermia son dos de los sistemas más eficientes, ya que recogen la energía calorífica del aire o del suelo, sin apenas usar electricidad para la bomba de calor. Por tanto, a largo plazo merece la pena instalar un sistema de calefacción con un coste de instalación algo más caro pero que, durante su uso año tras año, su consumo energético va a ser mucho menor y, por tanto, nuestra factura también lo será.

Sistemas de calefacción baratos

Combina tu sistema de calefacción con un aislamiento térmico

Una forma muy práctica de reducir los costes del consumo de sistemas de calefacción en viviendas de Valencia es el de instalar un buen aislamiento térmico por todo el edificio que reduzca el frío considerablemente durante los meses de invierno. Esto se traduce en una serie de ventajas que vamos a explicar a continuación.

Mejora la calidad de vida

Este aislamiento asegura un ambiente agradable a través de la temperatura ideal, por lo que aumenta la calidad de vida de los presentes.

Ahorro de energía

Es una de las principales ventajas de instalar este tipo de aislamiento en una vivienda. El uso eficiente de la energía se ve reflejado en las facturas en un periodo corto de tiempo.

Sostenibilidad de las viviendas

Si la eficiencia de un edificio es mayor, los gastos de este se verán reducidos. Por lo tanto, la sostenibilidad de una vivienda será mayor, y las que no cuenten con este aislamiento estarán perdiendo una gran cantidad de energía.

Disminución de enfermedades

Si la eficiencia térmica de un edificio es bastante alta, las posibilidades de contraer enfermedades relacionadas con los cambios de estación son más bajas.

Beneficios inmediatos

Es un sistema que, tras instalarlo, provoca unas consecuencias inmediatas. En este caso, estas consecuencias son muy positivas.

Reducción de la contaminación

El aislamiento térmico trae consigo esta gran ventaja, ya que reduce en una gran medida los efectos de las emisiones de CO2.

En definitiva, varios son los factores que debemos tener en cuenta a la hora de instalar un sistema de calefacción. Aquí han quedado claros los relativos a los costes económicos y la eficiencia.