Un edificio o vivienda con problemas de humedades puede dar como resultado la aparición de moho en paredes y techos. No es necesario tener una gotera, únicamente que la fachada o la cubierta no sean capaces de combatir la humedad del ambiente exterior. También puede ocurrir que la humedad por condensación generada en el interior de la vivienda provoque la aparición de moho. En cualquier caso, desde Provaiser queremos darte algunos consejos para eliminar el moho de la pared y el techo.

Remedios para combatir el moho de la pared

Tener moho en las paredes es un problema que va más allá de la estética. Afecciones pulmonares, asma o tos son sólo algunas de las enfermedades respiratorias que se asocian a ello con más frecuencia. Pero, por suerte, existen un gran número de trucos para hacerlo desaparecer, evitando utilizar productos químicos agresivos que también podrían causar daños a las personas que viven en casa. Vamos a explicar algunos de ellos para que se puedan poner en práctica y así respirar un ambiente más limpio y saludable en casa.

Moho en el techo | Provaiser

El vinagre blanco, perfecto para azulejos y superficies lisas

El vinagre blanco es uno de los productos que nunca pueden faltar en casa. Más allá de ser un aliño perfecto para las ensaladas, su uso se extiende a la limpieza general del hogar. Entre sus propiedades, está el de eliminar la grasa y la suciedad, así como dejar en la ropa un olor a limpio si se añade al lavado diario. También se usa para dejar brillantes las superficies lisas como cristales o espejos. Sin embargo, lo que muchos desconocen es que tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Por todo ello, es perfecto para eliminar el moho de las paredes de toda la casa, en especial aquellas que están azulejadas, como el baño o la cocina. Solo hay que preparar una solución de vinagre diluido en un poco de agua y a continuación, rociar las paredes que estén manchadas. Dejarlo actuar unos minutos y limpiar la superficie con un paño seco. Se puede repetir esta operación cuantas veces sea necesario hasta que el resultado sea perfecto.

Una vez eliminado el moho de las paredes tardará mucho el volver a aparecer, aunque sigamos teniendo problemas de humedades.

Aceite esencial de árbol de té, idóneo para paredes de yeso

Cada vez es más habitual encontrar en los estantes de los supermercados y tiendas especializadas el aceite melaleuca o aceite esencial de árbol de té. Su aroma es muy agradable y posee propiedades que permiten evitar el crecimiento de algunos tipos de hongo, y también elimina las bacterias. Es muy útil cuando hay moho en las paredes de yeso en la capa superficial.

Su uso para eliminar el moho es realmente sencillo. Solo hay que diluir una cucharada de este aceite esencial en medio litro de agua y rociarlo con un atomizador sobre las superficies. Se deja actuar unos minutos y se frota con un paño o cepillo. Tal vez haya que repetir el proceso para conseguir los resultados óptimos.

Para aquellas superficies no delicadas, agua oxigenada

El botiquín de casa también puede contener productos para eliminar el moho de las paredes, como es el caso del agua oxigenada. Son de sobra conocidas sus propiedades antibacterianas, pero también se le atribuye un efecto blanqueante, por lo que muchas personas lo utilizan de manera habitual en la limpieza del hogar.

Si se quiere eliminar moho con agua oxigenada, hay que utilizar el producto sin diluir y echarlo sobre las superficies. Después de unos 15 minutos, se frota con un cepillo y se enjuaga. Si no se está satisfecho con el resultado, puede volver a repetirse el proceso.

Eliminar el moho de las paredes

Instalación con corcho

Si prefieres una solución más profesional y duradera, lo mejor es optar por contratar una empresa que realice una instalación con corcho para aislar. Es una opción perfecta para evitar la aparición de goteras y humedades en todo tipo de edificios. Además, la impermeabilización de tejados ha demostrado ser realmente útil ante esta clase de problemas.

Percarbonato de sodio en paredes blancas de cualquier material

El agua oxigenada sólida o percarbonato sódico es uno de los blanqueadores por excelencia. Por ello, es un ingrediente habitual en los detergentes de la ropa y de otros productos de limpieza. Puede eliminar todo tipo de suciedad, en especial la que se forma como resultado del crecimiento de los hongos del moho.

Para usarlo en las paredes, hay que tomar agua tibia y diluir un par de cucharadas de percarbonato sódico. Se esparce la mezcla sobre las manchas y se deja actuar 20 minutos. Enjuagar a continuación.

Vodka para eliminar el moho de la pared de madera

El alcohol del vodka combate las bacterias y elimina la presencia de hongos, y por tanto de moho, en prácticamente cualquier superficie, en especial de las maderas. Echa una buena cantidad sobre las paredes sucias y déjalo actuar. Después de frotar con una esponja o paño.