Insonorizar una habitación en Valencia es una decisión de la que no nos vamos a arrepentir nunca. Si lo hacemos paso a paso, conseguiremos resultados magníficos que podremos disfrutar durante muchos años. Insonorizar una habitación o un espacio nos brinda una mayor intimidad y también un mejor descanso. Están especialmente pensadas para personas que trabajan a turnos y tienen que dormir durante el día o para bebés que necesitan mayor descanso en sus hogares durante muchas horas.

¿Cómo insonorizar una habitación paso a paso?

En Provaiser somos especialistas en aislamientos térmicos, pero los materiales que utilizamos también reducen la entrada de sonido en la vivienda. A continuación, vamos a explicar algunos consejos para insonorizaciones de habitaciones de cualquier clase. Su puesta en práctica tendrá un efecto automático en nuestra vivienda. Nos servirá para no escuchar los ruidos del tráfico o de la calle, pero también para aislarnos sonoramente de los vecinos. De esta forma, evitaremos escuchar conversaciones, discusiones o, simplemente, ruidos de sus hogares a cualquier hora del día o de la noche. Por otro lado, podremos escuchar música sin ningún tipo de molestias.

Paso 1: sellar ventanas

Una forma económica de comenzar nuestro sellado de habitaciones es con las ventanas. Por ellas, aparte de perder calor en invierno y frío en verano, también nos entra ruido. Las ventanas de PVC son especialmente eficaces para evitar la entrada de frío o calor excesivo y, además, contribuyen a evitar la entrada de ruido, especialmente cuando se instalan ventanas dobles. Podemos complementar el trabajo que realizan las ventanas con materiales que tienen un efecto muy positivo y automático: lana de roca, de vidrio y celulosa. Si lo colocamos en la pared que da a la calle, junto a las ventanas, aumentará el efecto de la insonorización.

Este será el primer paso cuando nos visiten los técnicos. También se encargarán durante esta jornada de calcular la cantidad de ruido aislado con este método para determinar las necesidades específicas de otras acciones más laboriosas e invasivas.

Paso 2: usar cortinas gruesas

Además de las cuestiones estéticas, el uso de cortinas para aislar del ruido y de la luz resulta muy recomendable. En la actualidad, tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de modelos y colores de cortinas gruesas. Este elemento ornamental es imprescindible para reducir el ruido que entra por las ventanas.

Sabemos que no todo el mundo es amante de las cortinas, pero cada vez hay más estilos y colores que se adaptan a todo tipo de hogares y oficinas.

Paso 3: taponar los espacios de las ventanas

Una de las principales vías de escape para el ruido que generamos o que nos entra son los huecos que hay en las ventanas. Es posible taponarlos con espuma que nos haya venido en cualquier embalaje. Después de cubrir la mayor parte del espacio, podemos poner un poco de silicona y todo quedará completamente sellado durante mucho tiempo. También ahorraremos en calefacción y aire acondicionado si llevamos a cabo este proceso.

Insonorizar una casa | Provaiser

Paso 4: insonorización de paredes

Las insonorizaciones de paredes son muy eficaces tanto para prevenir el ruido como la humedad o la pérdida de calor y frío. Para realizar este trabajo de forma correcta, es necesario contar con la ayuda de profesionales expertos.

A veces, se colocan materiales sólidos en las cámaras de aire de las paredes para aislar el sonido. En otras ocasiones, se inyectan en estado gaseoso, pero son espumas que recorren toda la cámara y, en definitiva, evitan la entrada de sonido en la vivienda.

Paso 5: pegar barredores de puerta

Los barredores de puertas o burletes son elementos complementarios que nos permiten aislar mejor el ruido. En la actualidad, podemos encontrarlos en cualquier ferretería en diversos colores, tan solo hemos de pegarlos o atornillarlos en las partes inferiores de las puertas. De esta forma, lo que conseguimos es que el ruido no entre por debajo. Todo ayuda a la hora de evitar que pasen las ondas de sonido.

Paso 6: insonorizar techos, suelos y paredes interiores

Por último, podemos solicitarle a una empresa especializada que nos insonorice todos los espacios de las estancias. Esto incluye las zonas de debajo de las alfombras, los techos y las paredes interiores.

Insonoriza y aísla térmicamente en una sola vez

En conclusión, estos son los pasos que hemos de tener en cuenta si queremos insonorizar una habitación. Si los seguimos, lograremos un perfecto efecto aislante en cualquier estancia de nuestro hogar. Sin embargo, antes de acabar queremos destacar que, para evitar un gasto excesivo de tiempo y dinero, recomendamos realizar las obras de aislamiento térmico a la vez que las de insonorización. Muchas de las tareas que hay que realizar son complementarias, por lo que lo ideal es aprovechar para hacer ambas tareas y mejorar aun más el confort de la vivienda.